El frenillo lingual esta formado por un pliegue mucoso que une la lengua al piso bucal y es suficientemente largo como para permitir la extroflexion y elevación de la punta de la lengua, el problema ocurre cuando el frenillo sub lingual es muy corto (anquiloglosia) pues impide un adecuado desplazamiento de la lengua generando dificultad en la pronunciación de sonidos tales como la /l//n/ y en casos más comunes la /r/ /rr/.

¿Qué dificultades puede originar el frenillo sub lingual corto?

Entre las más significativas podemos mencionar:

  • Dificultades en la succión, el frenillo no permite que la lengua se mueva adecuadamente, al tomar el pecho.
  • Dificultades en la deglución, la lengua no realiza los movimientos adecuados.
  • Alteraciones en la fonación y/o pronunciación de sonidos del habla
  • Ulceraciones linguales.

Evaluación del frenillo lingual

Dentro de la literatura existen varias formas de evaluar la funcionalidad del frenillo, se valora la movilidad de la lengua del niño en especial a partir de tres movimientos:

  • Elevación: la lengua puede tocar el paladar sin que se pliegue en su centro.
  • Extensión: en cuanto abrimos la boca del niño tirando del mentón hacia abajo el niño extiende la lengua no dejando que veamos la encía inferior, sin que se deforme en su centro.
  • Lateral: puede mover la lengua hacia un lado y hacia el otro sin que se deforme.

¿Qué tipos de frenillos podemos encontrar?

Existen diferentes clasificaciones, así por ejemplo las planteadas por Marchesan (2003) lo clasifica según su tamaño en corto, corto y anteriorizado, anquiloglosia (corto y fijación total al piso de la boca); según su fijación lo clasifica en la lengua y en el piso de la boca; y según su visibilidad lo clasifica en submucuoso o sumergido.

En una forma mas sencilla podemos clasificarlos en:

  • Frenillos cortos anteriores: son evidentes, la lengua no es convexa hacia arriba, sino cóncava y al abrir la boca vemos bajo la lengua un frenillo llamativo. Se arreglan cortándolo (Frenotomía).
  • Frenillos cortos posteriores: son menos evidentes. Pero la lengua es cóncava en su parte superior lo que le impide contactar bien con el paladar. Su intervención es más complicada (Z-Plastia).

¿Qué tratamiento debe seguir?

Lo más recomendable es que acuda al especialista, de acuerdo el diagnostico por lo general se presentan dos tipos de tratamientos:

  • Tratamiento conservador: cuando estamos ante un frenillo lingual que produce una anquiloglosia moderada y en una edad temprana (antes de los 8 años) puede recomendarse un tratamiento conservador mediante mecanoterapia (fisioterapia miofuncional), siempre y cuando no sea muy membranosos y se note flexibilidad en el frenillo;  para esto se recomienda efectuar ejercicios como colocar la lengua hacia el paladar, sacar la lengua hacia el exterior, apretar algún objeto con la lengua, estos 3 ejercicios se deben realizar 10 veces cada uno, 3 veces al día.
  • Tratamiento quirúrgico: realizados por el odontopediatra. Los ejercicios que se mencionaron anteriormente también son recomendables después de hacer la frenectomía lingual.

¿Cuál es la edad recomendable para su operación?

Algunos especialistas consideran que a los 3 años, otros a los 6 años, lo cierto es que dependerá del diagnóstico y el nivel de severidad y dificultad que tenga, hay casos muy críticos en donde se tiene que realizar la frenotomía al recién nacido debido a que le impide succionar generándose dificultades para alimentarse y  laceraciones en el pezón de la madre.

Si el problema se focaliza en la pronunciación lo ideal es hacerlo antes de los 6 años para que no quede fijado un mal hábito en el habla.